Ocho Pecados Capitales y Doce Signos

Ocho Pecados Capitales y Doce Signos

Pensé en hacer un texto sobre signos y los siete pecados

capitales.

Fui a descubrir que eran ocho y no estaban en la Biblia.

Todavía descubrí uno y hasta Benedicto XVI añadió nuevos

pecados a la lista de los errores cometidos por los hombres.

Entre otros, insertó la prisa (ansiedad) y los males causados al

medio ambiente, por el hecho del hombre herir la Creación de Dios.

Bueno, el octavo pecado era la Melancolía (tristeza, depresión),

tratada en Grecia, como en los días de hoy como enfermedad

Entonces el siglo XXI es ciertamente un siglo de pecadores, tristes,

amados, no viendo alegría en participar de esa cosa que llamamos

Vida y que es construida por muchas manos, elecciones, alegrías,

dolores y fatalidades.

La Mentira era también un gran pecado, aunque en verdad ella era

una artimaña para esconder a otros menores o incluso peores

pecados, ¿quién sabe?

Y un mentiroso jamás confesaría a los sacerdotes toda la verdad

de su vida.

Bueno, pecado capital significa pecado mayor, capaz de generar

otros pecados; como la ira es capaz de generar el asesinato.

Convengamos que las cosas cambian mucho y que vivimos en un

mundo que nos tienta en todo momento para atraparnos en algún

pecado.

La propaganda nos hace saborear dulces y comer patatas fritas

sin parar; nos obliga a ser atractivos y provocativos todo el tiempo.

Y si estamos con rabia, tenemos que sacar nuestras emociones

hacia fuera, para evitar enfermedades …

Es curioso que todo el mundo asume que es un poco goloso o

perezoso, pero nunca he visto a alguien asumir que tiene envidia o

que tiene una autoestima exagerada, tipo “Soy arrogante sí, y que?”

Hice una lista de las dificultades que cada signo puede presentar.

Sería el lado negativo de cada signo.

El lado “sombra”. Pero es más fácil identificar con el Nodo Sur que

con cualquier otro posicionamiento.

De cualquier modo, son las cualidades de cada signo.

También se pueden asociar a una posición planetaria.

Al final, tener Netuno conjunción al Sol es muy cercano a ser nacido

en Piscis, pues esa energía domina el Sol y puede cambiar

bastante las calidades del signo solar y darle a él un nuevo

colorido.

Ya que es posible ir creando nuevos pecados, yo sugiero uno más,

síntoma de nuestros tiempos: “lnfantilización”.

“Mantener la adolescencia entre 25 y 40 años, sin saber lo que van

a hacer, cuando crecer el niño interior” y esto “pesa en el

presupuesto de los padres o abuelos !!!

No conseguí identificar la envidia con un determinado signo.

Más parece una enfermedad, perdiendo el foco de su propia

trayectoria y deseando lo que jamás será suyo: el destino del otro.

Creo que la envidia es una enfermedad que puede acometer a

cualquier signo, en la medida en que el individuo esté en

desarmonía consigo mismo.

 

Aries– Ira e impaciencia. Presión, cabeza caliente, leche hervida.

Tauro– Obstinación y gula. Avaricia. Acumulación.

Géminis– Mentira. Chismes.

Cáncer– lnfantilización. Tristeza. Dependencia.

Leo– Individualismo. Sentido de superioridad.

Virgo – Crítica excesiva. Mania de limpieza.

Libra– Dependencia. Dudas. Chismes.

Escorpio– Tristeza. Depresión.l Negativismo.

Sagitario– Dueño de la verdad. Juicio.

Capricornio – Rigidez. Control de las emociones.

Acuario – Locura. Transgresión.

Piscis– Tristeza. Negación de la realidad.

 

Pero, sin el coraje de Aries, nada se empieza en ese mundo

Sin la paciencia de Tauro, las flores no florecen.

Sin la palabra de Géminis, nadie llega a ninguna parte.

Sin el regazo de Cáncer, no hay reposo.

Sin el brillo de Leo la vida sería en blanco y negro, sin ningún

glamour.

Sin la organización de Virgo, la vida sería un desorden,

desastrosa.

Sin el amor de Libra, nadie se pondría en pareja.

Sin la magia de Escorpio, nadie podría superar las crisis.

Sin la responsabilidad de Capricornio, los proyectos quedarían por

el camino.

Sin la inteligencia de Acuario, el hombre no sería superior a los

demás animales.

Sin las lágrimas de Piscis no existiría la compasión y el perdón

de todos nuestros pecados, capitales o no, durante nuestro

camino en este arduo y difícil mundo material.

Publicado el 22/07/2015 por Andreia Modesto en portugués.

Traducido, corregido y adaptado por Alberto Stoler

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *